Desde la antigüedad el ser humano ha necesitado usar herramientas (por muy rusticas que fueran), porque significaban una ventaja competitiva en los quehaceres de aquella época, como la cacería de animales para su alimentación, la construcción de sus viviendas, la confección de sus ropajes, etc. Esta necesidad de herramientas nunca ha disminuido, por el contrario, es evidente el afán por desarrollar herramientas más avanzadas que faciliten aún más el trabajo.

En la actualidad existe un ambiente laboral que requiere obligatoriamente herramientas y es el de la mecánica automotriz, es por eso que cuando nos referimos al taller de mecánica moderno, no estamos hablando solamente de la tecnología en los equipos de diagnóstico que debe tener el taller, porque como lo mencionamos anteriormente es obligatoria, La modernidad del taller la define el punto de vista del cliente, no se puede pretender que el taller este repleto de clientes todos los días, si ellos observan que en su taller no tiene las herramientas adecuadas para la reparación del vehículo o si el espacio de trabajo es reducido, esta desordenado o está sucio, en el gremio de la mecánica automotriz hemos dejado pasar el tiempo pensando que los talleres de mecánica pueden tener sus pisos sucios, (cuando tienen piso), o lugares donde el desorden es el común denominador, donde el técnico que tiene su ropa más sucia es el que más sabe o donde la poca luz y la penumbra reinan, y no, este concepto ya está mandado a recoger, es más antiguo que la inyección a carburador.

Nuestros clientes al igual que los autos han cambiado, ahora hay muchísimas mujeres que son propietarias de vehículos, y no solo ellas, también los hombres jóvenes aficionados a los autos de vanguardia, están intentando conseguir un servicio diferente, llegar a un lugar que tenga un ambiente agradable, limpio, una sala de espera (quizás con Internet wifi o un sofá amplio) y con una persona amable que les asesore sobre los mantenimientos que se le harán a su automóvil, sobre nuevas tendencias de accesorios, sobre mantenimientos preventivos para evitar los correctivos, tener esto presente hará que nuestro taller se convierta en un centro de servicio automotriz, lo cual al ser complementado con equipos de diagnóstico de buena calidad y cobertura, incrementará los ingresos del taller, y no solo eso también nuestros clientes aumentarán ya que debido a su grata experiencia recomendaran el sitio a sus conocidos,

Es hora de ser optimista y darle un segundo aire a su taller, todos los días se venden automóviles y todos los días se varan, así que el negocio tiene futuro y de usted depende conseguir el éxito.
Con estas palabras queremos invitarlo a usted señor propietario de taller o centro de servicio automotriz que, de un paso a la modernidad, organice sus finanzas, destine un presupuesto a realizar las mejoras locativas en su taller, y ya vera como la perspectiva del negocio será infinitamente mejor.

Probablemente el cliente no siempre tiene la razón, pero si el dinero.

OSCAR COLLAZOS
Gerente LGTM

WhatsApp chat